Reserva ahora

Roses: El centro turístico y pesquero en la Costa Brava norte

En el extremo norte del golfo de Roses, entre el Cap de Creus y el macizo del Montgrí, se encuentra la ciudad de Roses. Sus tranquilas aguas de este puerto natural fueron en su tiempo el lugar escogido por los griegos de Rodas para establecer su colonia comercial, la ciudad griega de Rhode fundada en 776 a.C. Este acontecimiento histórico se ha convertido en la marca de esta ciudad que se extiende entre el mar y la montaña, en la Costa Brava norte. Este municipio de la provincia de Girona en Cataluña ofrece una multitud de playas y calas entre acantilados rocosos, donde los visitantes pueden practicar todo tipo de deportes acuáticos, así como caminar por los cercanos parques naturales de los Aiguamolls de l’Empordà y del Cap de Creus. Mientras tanto, el conjunto histórico-artístico de la Ciudadela, los restos de la ciudad griega de Rhode, el antiguo barrio griego (siglo 3 a.C.) o los restos de la ciudad romana de estilo románico-lombardo del s. XI ofrecen al visitante un fiel recorrido de la historia de este rincón del Mediterráneo. El conjunto histórico-artístico de la Ciudadela es un ejemplo de estructura defensiva renacentista a orillas del mar. La construcción de esta fortificación militar fue ordenada por el emperador Carlos V para hacer frente a los ataques de piratas y corsarios. Hoy en día alberga los restos del barrio de la ciudad griega de Rhode, la vila romana (II a.C y VI), la necrópolis paleocristiana, varios edificios de la época visigoda, el monasterio románico de Santa María (siglo XI), restos del núcleo medieval así como diferentes edificios militares (siglo XVI). Del mismo período histórico (siglo XVI) pertenece el castillo de la Trinidad. Su diseño conserva la forma de una estrella en cinco puntas, utilizado en todas las construcciones militares de la época. Junto a él, se encuentra el Faro de Roses, uno de muchos a lo largo de costa. En el casco urbano de Roses es interesante visitar la iglesia parroquial de Santa María y la Casa Mallol. Esta última, de estilo modernista, conserva en su interior techos ornamentales, elementos de forja y vidrieras realizadas por artesanos locales. Las calas, las aguas transparentes, las playas amplias de arena o los acantilados en un estado semi-salvaje se extienden a lo largo de la costa de Roses. Muchas de sus playas han estado distinguidas con la Bandera Azul, una acreditación debido a su calidad ambiental. De las distintas actividades de ocio que ofrece su costa y su puerto deportivo se añaden muchas actividades de aventura. La riqueza paisajística de esta región permite admirar las últimas estribaciones de los Pirineos y la riqueza submarina es otro atractivo turístico. Es una excelente oportunidad para conocer el gran número de especias animales y vegetales que viven en sus profundidades.